Saltar al contenido

Restos de alimentos hallados en las cloacas de Pompeya y Herculano revelan la dieta de los antiguos romanos

Un grupo de arqueólogos ha descubierto pruebas que sugieren la composición de la dieta en la Vieja Roma, desde el descubrimiento de restos en letrinas, alcantarillas, cloacas y depósitos de basura en Pompeya y Herculano, viejas urbes romanas destruidas por la erupción del Vesubio en el año 78 c.C., notifica ‘The Daily Mail’.

dieta-romanaLa búsqueda se efectuó en vísperas de una conferencia festejada la semana pasada en la ciudad de Roma, en la que abundantes especialistas comentaron y debatieron sobre sus descubrimientos.

“Esto apenas supone un atisbo del ambiente, pero ciertos descubrimientos son muy curiosos”, asevera Mark Robinson, maestro de arqueología ambiental en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford.

Primeramente, los especialistas llegaron a la conclusión de que una gran parte de lo que consumían los habitantes tenía procedencia local, excepto los granos, muy seguramente importados de Egipto, de la pimienta de la India y de los dátiles del norte de África.

En el distrito de Porta Stabia, ubicado en la vieja Pompeya, hallaron en depósitos de basura un sinnúmero de huesos de cerdo, quedando patente que su popularidad era afín a la que disfruta en nuestros días.

También, hallaron multitud de restos de un molusco conocido como tellina en los aledaños de las viejas playas existentes en la urbe de Herculano, de esta forma como cascarillas de huevo, ciertas de ellas de ganso.

Fuente: The Daily Mail

Artículos Relacionados