Es evidente que ya no hay marcha a tras el destino nos alcanzo, gracias a la negligencia de las grandes potencias, y a la codicia de los grandes poderosos de la economía mundial, que han hecho caso omiso a las advertencias y a las convocatorias de las gentes con conciencia y que sabían lo que estaba pasando con el calentamiento global, esto es lo que pasa cuando gente sin escrúpulos y avara y sin conciencia hacen lo que sea para hacerse cada vez más ricos y poderosos, sin importar las vidas humanas ni el equilibrio ecológico de nuestro planeta, lástima por que cuando sufran los estragos de la naturaleza y vean el gran daño que han hecho ya nada podrá cambiar el presente de nuestra extinción. Aún es tiempo para cambiar dicho deterioro, hagamos lo que tengamos que hacer, pero recuerden que será bajo una gran conciencia y unidad a nivel mundial, si no nos tomarán en cuenta y todo seguirá igual. Saludos y a sus órdenes.

Responder