La nave de ExoMars falló en el amartizaje y “lo más probable” es que se estrellara

exomars-fallo

Un día después de la llegada de la misión ExoMars a Marte, la situación del módulo de aterrizaje Schiaparelli sigue siendo igual de incierta. Aunque la Agencia Espacial Europea (ESA) aún no ha declarado públicamente qué suerte ha corrido su nave, los ingenieros a su cargo comienzan a aceptar la realidad.

Andrea Accomazzo, responsable de operaciones de naves espaciales la ESA, ha explicado a Materia la situación de las investigaciones sobre la sonda, que pretendía realizar el primer aterrizaje exitoso en Marte de una nave europea. Los datos actuales que manejan son los que envió la Schiaparelli a su nave nodriza durante su descenso. Estos apuntan a que hubo un fallo en los últimos segundos de aterrizaje y se perdió la comunicación con la sonda, que no ha vuelto a dar señales de vida.

De acuerdo con los datos analizados hasta el momento, el fallo sucedió porque los paracaídas se desprendieron antes de tiempo. “Por alguna razón la nave se deshizo de los paracaídas cuando aún estaba demasiado alta y cuando aún iba demasiado rápido”, explica Accomazzo. A continuación se encendieron los cohetes, pero “se activaron durante menos tiempo del que debían”, explica. “Lo más probable es que la nave chocase contra la superficie a una velocidad que no pudo aguantar”, reconoce el ingeniero, “aunque aún tenemos que analizar toda la información de la que disponemos”.

Accomazzo duda de las posibilidades de que Schiaparelli vuelva a funcionar. Hay un umbral de velocidad más allá del cual la nave quedaría destrozada tras el impacto. Los ingenieros están ahora analizando todos los datos de telemetría y de radio para determinar si la sonda iba a una velocidad demasiado alta como para que todos sus sistemas de comunicación hayan quedado inservibles tras el choque, o si explotó al contacto con el suelo. “Aún no lo sabemos”, reconoce Accomazzo, pero “no parece probable que la nave vuelva a comunicarse”. El responsable de la misión señala que “su corazonada es que, con los datos que hay disponibles, se podrá saber en los próximos dos o tres días” qué ha pasado exactamente.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2016/10/20/ciencia/1476981584_979837.html

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *