¿La sangre de los dragones de komodo podría reemplazar a los antibióticos?

Cada vez más personas en el mundo empiezan a desarrollar una fuerte resistencia a los antibióticos, algunos investigadores incluso han propuesto que en menos de 50 años todos los antibióticos disponibles en el mercado perderán su efecto en el organismo.

Pero a través de un reciente estudio se han descubierto propiedades en la sangre de un tipo especial de lagarto que podría reforzar y hasta mejorar las cualidades de estos medicamentos.

Curando la resistencia a los antibióticos a sangre fría

Un estudio publicado por un equipo de la Universidad de George Manson (Estados Unidos), propone la inusual teoría de que la sangre de la especie conocida como dragón de Komodo, podría utilizarse para aniquilar bacterias nocivas para el hombre.

Los dragones son la especie de lagartos más grande del mundo, alcanzan los tres metros de longitud y pesan cerca de 70 kilos, viven en las islas de Indonesia y si bien no se les considera un animal peligroso para el ser humano, existen varios ataques registrados.

¿Qué contiene la sangre de este lagarto?

Su sangre tiene un conjunto especial de compuestos químicos, llenos de propiedades antimicrobianas, que le sirven para resistir patógenos que a otros animales matarían con facilidad. A estos compuestos se les conoce como péptidos catiónicos antimicrobianos.

Los científicos lograron aislar estas propiedades (PCAs) en un laboratorio, con la ayuda de hidrogeles especiales y cargados electrónicamente para poder extraerlos de varias muestras de sangre de unos pocos ejemplares. El resultado fue la sintetización de ocho de estas capas, las cuales actuaron positivamente contra superbacterias  de cultivo.

Para sorpresa del grupo, los efectos fueron más potentes de lo esperado, destruyendo a todos los patógenos. Sin embargo, aunque estos resultados son prometedores, el equipo asegura que son necesarias más pruebas, pero que los primeros pasos contra la resistencia  a los antibióticos están dados.

Fuente: Journal of Proteome Research

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *