Saltar al contenido

Cambios en el planeta Tierra si estuviera en el centro galáctico

La imaginación es tan grande como el universo, vale la pena pensar que pasaría si nuestro planeta se encontrará en otra posición en el espacio. Estamos a más de 25 mil años luz de la zona central de la vía láctea, esta condición nos mantiene lejos de astros brillantes, estrellas masivas y ondas de radio.

En este sentido cuáles serían los cambios en el planeta tierra si estuviera en el centro galáctico.

Nubes de gas, agujeros negros y radiación gamma como plato principal

La luna es el único satélite natural que podemos apreciar a simple vista sin la necesidad de herramientas adicionales. Observar más allá de las estrellas es más complicado por la presencia del polvo interestelar y nubes de gas que alcanzan temperaturas de 10 millones de grados centígrados.

Los cambios en el planeta tierra si se encontrará en el medio de la vía láctea serán por una parte desastrosos;

  • Aumenta la cantidad de rayos x por causa de la temperatura, la intensidad de los gases provoca daños en la piel y el cuerpo comparables a los producidos por el exceso de radiografías.
  • Además existen más de 500 fuentes de rayos x en general muy calientes; agujeros negros, estrellas de neutrones y nubes de gas entre otros.

Visualmente el panorama es distinto, desde está posición se observa el corazón de la galaxia cada noche. La constelación de sagitario presenta estrellas masivas, contiene estrellas viejas y exhibe una formación estelar formada hace millones de años.

Ya reza el dicho; como es arriba, es abajo. Otro de los cambios en la tierra que se producen por estar en el centro galáctico es la alteración de la superficie.

  • La radiación gamma es 250 mil veces mayor a la de la luz visible, por lo tanto no es posible mirar al cielo.
  • La existencia de un agujero negro en esta zona almacena potentes ondas de radio y concentra gran cantidad de energía.
  • El diámetro de sagitario fue medido en el 2008 por diferentes telescopios, el resultado fue de 44 millones de kilómetros. Mucho más grande que el agujero negro.

A pesar de ser un paraíso astrofísico, los cambios en la tierra por ubicarse en este lugar del espacio representarían prácticamente la muerte para los seres humanos y un cambio en los ecosistemas.