Una perlita más del manto.

Responder